You are here
Home > Libres > FONAVI Y EL VIEJO REJUNTE SE REPARTIERON LA GLORIA

FONAVI Y EL VIEJO REJUNTE SE REPARTIERON LA GLORIA

El Nacional de Campeones de 58 elencos en hombres repartió las copas de Oro a dos elencos de origen humilde, bien de barrio y con la unión grupal como estandarte. Fonavi de Tandil dejó la Copa 1 “en casa”, al vencer en los penales a Villa Don Andrés de Chaco, mientras El Viejo Rejunte de José C. Paz logró el cometido también en los penales luego de empatarle a Porto de Mar del Plata en la lluviosa última pelota del partido. Repasá sus campañas y quédate manija de más Nacional con el tremendo documental de los dos consagrados:

FONAVI VOLVIÓ A DEJAR A TANDIL EN LO MÁS ALTO

Los inicios de esta movida nos remontan a los primeros Regionales en donde los equipos tandilenses que lograban la A-1 casi que “de prepo” se llevaban los títulos de las primeras copas de campeones. Pasó con CQC (2014), con La Caravana Mágica (2015 y 2016) y con Intocables (2016). Pero el torneo creció a pasos agigantados, empezó a traer elencos de renombre del Gran Buenos Aires, de otras Provincias e incluso de países vecinos.

El éxito de los tandilenses ya parecía lejano, pero no irreversible. La Into estuvo a una definición por penales de ser campeón Nacional el año pasado ante La Pesada. Pico y Pala se llevó “La Última Llave” de Lobos hace un par de semanas en el fútbol 11, y horas previas a la final de Fonavi, Olympique Barley se erigió como el mejor del Nacional de Campeonas.

Había un clima de como que la casa “estaba en orden”. Los tandilenses le empezaron a agarrar la mano a estos torneos de nivel superador, sabiendo que el grupo humano debe ser siempre la base y que cada partido hay que disputarlo como una final.

En muchas de las coronaciones de equipos locales que nombramos anteriormente, Fonavi siempre estaba ahí. Siempre fue un hueso duro de roer, pero por A o por B no se le terminaba dando en la Copa Cosa de Serranos. Pero el 2021 llegó con un cambio de rumbo: el “Fona” eliminó a los tres rivales más “grosos” que se podía topar en los cruces y tachó a Caravana Mágica, Los Pibes e Intocables (en la final a 5 días del Nacional) para sumar su primera estrella máxima.

Fonavi llegó como el campeón de A-1 en Tandil.

Remarcamos esto porque mucho de este título Nacional tiene que ver con la consagración local, con tomar ese envión y animarse a todo, sabiendo que el plantel llegaba en un gran momento. Y paso a paso, como se debe afrontar esta competencia, Fonavi fue superando escollos.

En la zona venció 3-0 al campeón de Lobos, Los Bentos, con doblete de Alan Almada y conquista del capitán Seba Dargaine, y 6-2 a El Templo de Corrientes, con 4 más del “Titán”, otro de Seba y uno del “Pollo” del Río.

Los cuartos de final quizás fueron el partido más emotivo, puesto que se cruzaban con el campeón defensor, La Pesada de Mercedes, un elenco con un andamiaje defensivo muy difícil de romper, con la solidez de sus dos líneas de tres, el manejo de Cabrera en el mediocampo y los ataques esporádicos de Lautaro Torre y Ale Carrera, capitán y autor del 1-0 con el que se fueron al descanso.

En el inicio de la segunda etapa, Alan Almada tras un tiro libre indirecto en el borde del área la clavó arriba e igualó el marcador. El mismo número 10, tuvo la chance desde el punto del penal pero Francisco Laporta atajó y mandó el duelo a los penales.

En el sorteo de capitanes, Dargaine le preguntó a su arquero, Hernán Sassou, si prefería empezar atajando o pateando y con una fe irreversible el golero eligió empezar él bajo los tres palos. Y atajó uno, atajó dos, atajó tres… Uno tras otro, de una punta a la otra, con una destreza notable y un convencimiento tremendo. Los tres penales de La Pesada, los tres atajados por Sassou.

Hernán Sassou fue una de las grandes figuras que tuvo el torneo.

A sus compañeros no les quedó más que convertir los tres remates y meter al elenco local entre los cuatro mejores del certamen. “Somos humildes, sin ser candidatos pero con toda la fe del mundo, siempre dejando todo”, destacó el “12”, enorme figura.

El pasito de la semi fue otro duelo parejo y duro contra un conjunto mercedino, representante de la flamante organización La Brava Villa Deportiva. Ron Damón venía de ganarle a Mariano Moreno de Longchamps (2-0) en la fase previa y quería ser la gran revelación del Nacional. El cotejo terminó 1-0 con gol de Gonzalo Herrera, no sin antes que Sassou tape un penal por acumulación de faltas –Claudio Arce le tapó uno también a Fonavi-.

A las 19 y con una transmisión que llegaron a ver en vivo más de 800 personas, la final los topó con Villa Don Andrés de Chaco, que había goleado a Arco Valeno de CABA (6-0) y Deportivo Estrella de Olavarría (8-5) en la zona, a K-City de Ayacucho en cuartos (7-2) y había salido victorioso del duelo de chaqueños con Los Dogos (3-2), en semis.

El inicio fue todo del visitante que en 10 minutos ya ganaba 2-0, con un golazo de cabeza tras un córner y una conquista de contra del goleador de la Copa 1, Nicolás Gamarra Bazan. Fonavi tuvo que acomodarse, cerrar los espacios que dejaba en los costados y empezar a revivir con el fútbol que venía ensayando.

Cuando el asunto parecía complicado, Franco “Huesos” Salinas colgó la pelota en un ángulo y puso al “Fona” en partido. 1-2 al descanso y a afrontar con otra cara el complemento.

La final lo cruzó con un equipazo chaqueño: Villa Don Andrés.

La segunda etapa fue un poco más opaca, de trámite parejo y con una sola emoción más: fue para Fonavi con un golazo de afuera del área del “Chavo” Ibarra que estampó el 2-2 definitivo.

Así, el campeón se definía en los penales, esos que tan cómodos le resultaron a Sassou en las horas previas. Esta vez hubo que esperar más. Mucho más. Fueron 11 penales por lado, con un fallo por bando, hasta que Sassou, que seguía compenetrado y con muchísima fe, se recostó sobre su derecha para meterle un guantazo a la gloria del Fona. Paró en seco una tanda que parecía interminable y le dio la llave del Nacional al “Hueso” Salinas, mismo encargado de terminar el asunto con La Pesada. Con toda la fe y con el agrado de en la carrera saber que si convertía el equipo del barrio era campeón de campeones, abrió el pie con firmeza y decretó la Copa de Oro para Fonavi.

El campeón local, ahora campeón de campeones. El 2022 los esperará con un viajecito a Uruguay de por medio, que quedará para la historia de este grupo, que competirá y vivirá otra experiencia verdaderamente inolvidable.

Fue tal la algarabía del festejo que los muchachos se escaparon de las notas al campeón. En la semana nos comunicamos con el DT, Martín Salinas, que nos comentó algunas sensaciones del nuevo campeón Nacional.

La postal del campeón Nacional 2021. 

“La sensación es hermosa, es linda. Más para nosotros, que somos un equipo humilde y muy unido. Disfrutamos cada triunfo y nos amargamos con cada derrota. Somos muy unidos. Estamos siempre juntos, comemos en familia y coronar nuestra amistad con algo así fue hermoso. Compitiendo contra equipos de afuera y sentirte campeón de campeones para nosotros fue algo único que todavía seguimos festejando. Nos coronamos dos veces en una semana, en el torneo más grande de la ciudad y después en el torneo amateur más profesional del país, fue hermoso”, arrancó.

Al rato, sumó que estaban muy metidos en jugar los 5 partidos y que fue clave el paso ante La Pesada, un equipo “durísimo”. Sobre la importancia del golero Sassou en la consagración fue contundente: “Hernán es todo lo que está bien. Fue impresionante: los tres penales que ataja con La Pesada, de la forma en que los ataja. Fue nuestro mejor jugador a lo largo del torneo. Es importantísimo, el arquero de Fonavi desde hace 12 años y lo será hasta el día que él quiera. Y cuando no quiera lo vamos a ir a buscar nosotros, ja”.

Por último, la perla… Previo al Nacional le filmábamos el escudo tatuado del “Fona” a Alan Almada y les tiramos a los muchachos quienes se lo tatuaban si salían campeones del Nacional. Todo el plantel, casi al unísono, se copó con la idea y ya Salinas nos tiró que todos tienen su turno para tatuar en la piel lo que ya llevan el corazón. Porque Fonavi es familia y eso no cambiará, pase lo que pase.

EL VIEJO REJUNTE: EL TAPADO QUE LOGRÓ LO QUE TODOS ANHELABAN

Conocieron Tandil en el Nacional 2019 y clasificaron a la Copa de Oro. Una fatiga acumulada mayor que su rival, Termas Huinco de Mar del Plata, los dejó eliminados por la mínima en cuartos de final. Se fueron con esa bronca pero algo atrapados por este mundillo nuevo que conocían en el planeta amateur.

Volvieron en el 2020. Fueron el mejor puntero de grupo. Pero nuevamente quedaron afuera en cuartos de final. Esta vez, se levantaron con el pie izquierdo y Mariano Moreno de Longchamps incluso lo terminó goleando 5-1. Notaron que el torneo no te permite ningún tipo de tropiezos.

Regresaron a José C. Paz con la idea de anotarse en algún Regional. La pandemia lo impidió. Estuvieron 7 meses sin jugar juntos hasta volver a fin del año pasado. Pero se armaron y llegaron a su tercer Nacional de Campeones.

El plantel que afrontó el tercer Nacional de El Viejo Rejunte. 

Por un pequeño traspapeleo, su escudo no lució en el sorteo de grupos. Responsabilidad que asumimos. Ahora bien… ¿qué lindo llegar con un perfil súper bajo y terminar con el premio que todos los elencos viajeros querían, no?

Este plantel fue paso a paso. Un elenco de experiencia que tenía bien en claro su objetivo: pasar el escollo de cuartos de final. Y una vez que estén en el baile… bailemos.

Incluso se debatía previo al torneo si era mejor ir a una Copa de Plata y terminar ganándola que quedar siempre con la espina de algo más en la de Oro. Pero no nos adelantemos.

Por segundo año consecutivo fueron el mejor puntero las zonas, algo para nada sencillo. En el Club Independiente, golearon 6-0 a Panas de Venezuela, con tres tantos de Hernán Lorasque, dos de Leo Díaz y uno de Mateo Gurzale. En el último turno de la noche, ajusticiaron 5-3 a Manantial de Pureza de Monte, con dos del capitán Cristian Gracia, uno de Lorasque, otro de Díaz y el restante de Santiago Guevara.

Los cuartos de final de la Copa 2, la que jugaba el tricampeón La Espiga de Glew, los midió con Quiricocho de Tres Arroyos, un conjunto de características símiles, duro y bien parado. El doblete de Santi Guevara y el tanto de Leo Díaz le dieron por primera vez el pasaje a semifinales y el alivio de sacarse esa mochila de encima: de ahora en más todo era ganancia. Ya habían cumplido su objetivo inicial habiendo mejorado las dos campañas anteriores.

La semifinal lo medía con el ganador de La Espiga y Deportivo Benedetti y fueron los de Mercedes los que dieron el gran golpe del Nacional al eliminar al máximo candidato al título en los penales. Es una linda historia que repasaremos en futuras notas.

Aquí, y volviendo al Viejo Rejunte, se le vino una nueva prueba. Benedetti llegaba inspirado pero el tricolor no lo dejó crecer. Lo ganaba 2-1, lo sufría en el tiempo de descuento y lo liquidó en la última con una contra que finiquitó el número 11, Santiago Guevara, de inmensa importancia. 3-1 y a jugar la gran final de la Copa 2 del Nacional de Campeones, televisada en vivo a las 20 ante Porto de Mar del Plata, que venía de golear en sus tres primeras presentaciones y de eliminar en semis en los penales a Consagrados de Olavarría.

“La sufrimos a morir porque nos costó mucho llegar hasta acá. La meta era pasar los cuartos, ya estábamos sumamente conformes y ahora pudimos remontarlo y estar en la final. Este es un grupo de amigos y laburante”, acotó el golero Gonzalo García post semi.

El “Chueco” Gracia, por su parte, valoró el éxito para un equipo con un promedio de edad mayor a los 30 años: “Somos un grupo de amigos que ninguno juega en clubes, somos realmente amateurs y la verdad que da un placer enorme ganar estos partidos. Vamos por todo y jugamos con el corazón”, cerró.

La lluvia fue partícipe de la segunda final Nacional. 

La gran final con Porto, machacada por el clima y el cansancio de los jugadores no fue la mejor. Porto dominó en el primer tiempo y se fue bien en ventaja al descanso con tanto de Damián Junqueras.

El segundo tiempo fue opaco, sin grandes chances por bando y ante un final que parecía desvanecerse en manos marplatenses. El “9”, Lorasque, no había tenido ninguna chance de gol. No le habían llegado casi pelotas. Había sido sustituido.

La gente no paraba de pedirlo en la transmisión. Que vuelva a entrar pedían unos cuantos, a lo ídolo que se le pide rescate. Tras pedido de minuto sobre el final, el goleador volvió al sintético mojado.

El partido se termina. Porto va a ser el campeón en un partido muy cerrado. Quedan solo segundos y el balón cae en el área. Justo en la cabeza de Lorasque. No duda: esta es la suya.

El “9” mete un cabezazo soñado. De pique al suelo. Ingresa arriba en el ángulo. Con la camiseta que tanto ama, con la que soñó este momento. El partido se empata en la última del partido y el tanto se grita con vehemencia en Tandil y mucho más en José C. Paz. Hay vida: este Nacional aún no termina.

Llega la definición por penales y Gonza García vuela y tapa sobre el mismo palo que Sassou le dio el título a Fonavi. El Nacional de Oro queda en los pies de ¡Hernán Lorasque! Sí, quien empató el partido en la última jugada es el encargado del quinto y último penal.

Y sí, se sabía que no iba a fallar. Abrió su pie y con justeza la puso contra el palo, venciendo la buena estirada del golero Braian Vanega. El Viejo Rejunte se corona así como el gran ganador de la Copa Nacional de Campeones. Un sueño hecho realidad. Un grupo de perfil bajo y promedio de edad un poco más elevado, que siempre fue de a poquito creciendo y cumpliendo objetivos. Uno por uno.

Hernán Lorasque, llamado a ser héroe. Viejo es el viento, y todavía sopla…

“Estoy medio shockeado porque fue en la última jugada, el árbitro me dijo que quedaban 5 segundos y es una alegría inmensa: yo tengo 38 años, estoy grande para todo esto y el equipo me apoyó siempre, me acompañó. Creo que no jugamos una buena final, por la lluvia, pero era la suerte nuestra y lo coronamos en los penales”, declaró Lorasque, el héroe de José C. Paz.

Ya en sus pagos, Cristian Gracia nos comentó que “las finales se ganan de cualquier forma y el de arriba estuvo con nosotros. Es un sueño lo que vivió Hernán, empatar el partido de esa forma en el último minuto y definir el penal. Cómo se dio todo: es histórico”, finalizó.

La Copa Nacional de Campeones viajó a José C. Paz

Felicitaciones al gran campeón de la Copa 2. Un año de goce se le viene. La moto 0km y el Nacional Tandil 2022 fue su premio elegido. La corona su tesoro a cuidar.

Nota: Valentín Fernández Michelini

Video: Matías “Ruso” Lazzeri

Fotografía y diseño: Diego “Slatan” Petersen

Comentarios

Comentarios

2 thoughts on “FONAVI Y EL VIEJO REJUNTE SE REPARTIERON LA GLORIA

Deja un comentario

Top